El gobernador electo de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y la gobernadora saliente, María Eugenia Vidal, se vieron personalmente por primera vez. A pesar de que ambos llevan más de una década en la primera línea de la política nacional, jamás habían coincidido ni siquiera en un estudio de televisión. Eran, hasta el domingo a la noche, dirigentes que interactuaban únicamente a través de las críticas que se formulaban en los medios de comunicación. Sin embargo, el resultado de los comicios los obligó a cambiar.

Una vez confirmado el triunfo de Kicillof con el 52% de los votos, Vidal lo llamó a su celular, pero recibió el aviso de “teléfono apagado o fuera del área de cobertura”. En el búnker del Frente de Todos, en el barrio porteño de Chacarita, el ex ministro de Economía no tenía buena señal. Pasada la 1 de la madrugada, intercambiaron mensajes y a la mañana siguiente, mientras la atención estaba puesta en los anuncios del Banco Central y en la reunión entre el actual presidente y su sucesor, Vidal y Kicillof hablaron por primera vez. Según este último, la gobernadora saliente “se puso a disposición para la transición” y acordaron reunirse a solas ante de que finalice la semana.

La reunión se realizó esta mañana en la sede del gobierno provincial, en la ciudad de La Plata. Duró más de una hora y media y finalizó con una foto protocolar. “Fue un encuentro cordial -afirmó Kicillof al salir- Le pedí conocer el estado de situación de las diferentes áreas y acordamos que la semana próxima habrá una reunión entre el equipo de transición nuestro y funcionarios de la provincia”. Además, el gobernador electo le pidió a la actual mandataria que retrotraiga el aumento que autorizó en las tarifas de electricidad de las empresas prestadoras que operan en la provincia. Se trata de una suba del 25% que regirá a partir del 1º de enero, cuando Kicillof ya esté en funciones.

Kicillof pretende que las reuniones entre ambos equipos deriven en la elaboración de un diagnóstico claro de la situación que atraviesa el distrito que le tocará gobernar. Así lo manifestó el lunes durante una conferencia de prensa en la que, además, descartó que tenga intenciones de cogobernar la Provincia antes del inicio formal de su mandato.

El equipo de transición designado por Kicillof estará encabezado por Carlos Bianco, su jefe de campaña y propietario del Renault Clio con el cual el diputado nacional recorrió los 135 municipios de la Provincia. Lo secundarán Augusto Costa, Agustina Vila y Federico Thea.

Bianco es economista, fue funcionario de Cancillería durante la gestión del fallecido Héctor Timerman y se lo menciona como posible Jefe de Gabinete del próximo gobierno provincial. Costa también es economista, reemplazó a Guillermo Moreno en la Secretaría de Comercio Interior y, desde allí, gestionó el programa Precios Cuidados . Thea y Vila forman parte de la Universidad de José C. Paz, el primero como rector y la segunda como secretaria académica. Por su parte, Vidal delegó las conversaciones con el equipo de Kicillof en su jefe de Gabinete, Federico Salvai y su ministro de Economía, Damián Bonari.

El diálogo que se inició hoy entre Vidal y Kicillof es probable que se sostenga, aún después del traspaso de mando del 10 de diciembre. La actual gobernadora pretende mantener el liderazgo de la oposición bonaerense  y para ello cuenta con un nutrido grupo de diputados y senadores provinciales, indispensable para aprobar las leyes que el nuevo gobierno necesita.

Si bien el Frente de Todos se quedó con la primera minoría en Diputados, con 45 de las 92 bancas disponibles, Juntos por el Cambio será el espacio con mayor cantidad de senadores, Tendrá 26 de los 46 representantes, mientras que el Frente de Todos tendrá los otros 20. Es decir, en la Cámara Alta la polarización entre ambas fuerzas será total y Kicillof deberá negociar con Vidal para que sus leyes avancen.

Tras el encuentro, Vidal y Kicillof se retiraron del edificio de la Gobernación para mantener reuniones con los intendentes de sus respectivos espacios. La actual mandataria asistió a un acto público en la República de los Niños y el gobernador electo se dirigió a Tigre, donde mantuvo una reunión cerrada, sin prensa institucional, ni fotógrafos.

Comentarios