“¿Está en Netflix?” La pregunta que se volvió un latiguillo ante cada recomendación de series o películas parece tener el tiempo contado. La llegada de gigantes del entretenimiento, la tecnología y la comunicación como Dinsey, Apple, NBC y AT&T al mercado del streaming de video amenaza con quitarle centralidad a la empresa líder del mercado, y desata la Guerra Mundial S (“S” por streaming), tal como la llaman los críticos.

“Todo modelo exitoso tiene competencia. Así es la industria de la cultura -afirmó Leonardo Murolo, investigador del Conicet, a P&S- Ahora las plataformas van a competir por un mismo mercado, porque es muy difícil que las grandes masas que pagan un servicio, paguen varios. El gran desafío de los nuevos competidores es producir contenidos de calidad y extrapolar los rituales que se consolidaron con Netflix a sus propias plataformas. Como usuarios, solo tenemos que esperar las mejores historias de un lado y del otro para convencernos y seducirnos”.

Con una cantidad de usuarios similar a la población de Brasil y una valuación parecida al PBI de Perú, Netflix es la empresa líder en distribución de contenidos audiovisuales por internet. Su éxito comenzó en 2007 cuando abandonó el alquiler de DVD y lanzó la primera plataforma VOD (video bajo demanda, por sus siglas en inglés). Se consolidó en febrero de 2013 con el estreno de House of Cards, su primer contenido propio. A partir de allí, nuevas empresas crearon sus plataformas para competir con Netflix.

HBO GO, Amazon Prime Video y Hulu se posicionaron en los últimos años como los principales adversarios, invirtiendo miles de millones de dólares para fortalecer su catálogo, no solo a través de la compra sino de la producción de contenido propio.

Sin embargo, el mercado de video on demand se encuentra convulsionado con la llegada de otras tantas mega corporaciones norteamericanas.

Competencia

Esta semana, The Walt Disney Company, la empresa de entretenimiento más grande del mundo, lanzó su servicio Disney+ en Estados Unidos, Canadá y Holanda. Con un catálogo de casi 500 películas y 7.500 episodios de televisión, la plataforma ya se posiciona como la principal competidora que tendrá Netflix en los próximos años. “Es un momento histórico para nuestra compañía, que marca una nueva era de innovación y creatividad”, dijo Robert A. Iger, presidente de la empresa, en declaraciones a los medios.

Antes de su lanzamiento, Disney+ ya tenía 2 millones de suscriptores en Estados Unidos. Sin embargo, Ted Sarandos, jefe de contenidos de Netflix, afirmó a la prensa: “Hace mucho tiempo que competimos con 500 canales de cable por un lugar en los hogares del todo el mundo. Nuestros rivales son los mismos creadores que antes, solo que están llegando tarde al juego”.

Apple TV+ se estrenó en todo el mundo a principios de este mes, y a diferencia de Netflix y Disney+, su fortaleza no es el catálogo sino su tecnología, dado que pronto permitirá  sumar las suscripciones de otras plataformas y canales específicos (como Starz o The Smithsonian Channel, ya disponibles en Apple TV) y centralizar en una misma pantalla el contenido que los usuarios ven en diferentes plataformas.

HBO MAX estará disponible a partir de mayo de 2020. La plataforma de AT&T se apoyará en el contenido de los diversos estudios que forman parte del gigante de la producción: HBO, Warner, DC y los canales de Turner. Así, el lanzamiento global -que incluirá a la Argentina- no sólo contará con la exclusividad de los codiciados programas de HBO y las diez temporadas de Friends, sino que también podrá acceder a la extensa biblioteca cinematográfica de Warner.

Aún se desconoce si Peacock, la plataforma de streaming que lanzará la cadena NBC en abril de 2020, saldrá de las fronteras de Estados Unidos. Hasta el momento se confirmó que está produciendo contenido propio, como Rutherford Falls, una comedia creada por Mike Schur y protagonizada por Ed Helms, y que contará con un catálogo de series y películas propiedad de Universal.

Reed Hastings, CEO de Netflix, afirmó en una carta a los inversores de la compañía  que la llegada de nuevas plataformas de streaming “hará mucho ruido”, por lo que anticipan que su crecimiento a corto plazo tenga “un efecto adverso”; aunque consideró que a largo plazo será más probable “convertir” usuarios de televisión tradicional a streaming, que robarse usuarios entre plataformas.

Streaming en Argentina

En nuestro país existen dos plataformas que apuntan al público local replicando el modelo Netflix. Por un lado, Cont.ar, la plataforma audiovisual del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, que ofrece de manera libre y gratuita todos los contenidos nacionales y señales en vivo como Encuentro, Pakapaka, Deportv y TVP. En diálogo con P&S, Diego Savelski, director del proyecto afirmó: “No concibo en estos tiempos una señal o compañía de Media Producer que no tenga su propia plataforma de video” y destacó que Cont.ar “no tiene nada que envidiarle a nivel desarrollo y tecnología a las plataformas más conocidas del mundo”.

Por otro lado, Qubit TV es una plataforma exclusivamente de películas. Si bien algunas de ellas son taquilleras, como las ocho ediciones de Harry Potter, su diferencial son las producciones independientes. La empresa cuenta con equipos que viajan a festivales alrededor del mundo y traen al país contenidos que a las grandes plataformas no les interesan. “Cubrimos el hueco de los que se cansan de Netflix- afirmó a P&S, Leonardo Zacharewicz, jefe de Desarrollo del Producto de Qubit- Las plataformas grandes apuntan a un contenido masivo. Nosotros no nos metemos ahí porque es una lucha que no podemos ganar”.

Qubit cambió de dueños en 2017 (antes era Personal Play), y con ello su modelo de negocios. Ahora se está expandiendo a Uruguay  y apunta a seguir avanzando por Latinoamérica. “A nivel global, la lucha es por los contenidos. La plataforma es un commodity, funcionan muy parecido, la diferencia es el contenido”, señaló Zacharewicz.

Comentarios