El hombre más influyente de la comunicación digital del Gobierno, Julian Gallo, es un outsider de la política. El cargo que ocupa como asesor de Estrategia Digital de Presidencia de la Nación no es consecuencia de una activa militancia política sino de una apuesta por su modo de entender a las audiencias y los cambios (aún en marcha) que introdujo la era digital.

Si bien mantiene un perfil bajo, ocasionalmente brinda entrevistas y participa de paneles, en los cuales brinda definiciones importantes para entender la estrategia gubernamental de comunicación política. Durante un evento en la Universidad de San Andrés, Julián Gallo afirmó: “Los medios tradicionales permanece con vida, pero están en un proceso de colapso gigantesco y en esa transición, hay millones de personas que cuando nos aburrimos bajamos la cabeza al celular a un ritmo de 200 veces por día”.

Julián Gallo: “Snapchat creó una narrativa que no tiene precedentes”

Si bien es crítico de los medios tradicionales, su recorrido profesional está vinculado con ellos. Es miembro de la Academia Nacional de Periodismo, fue director creativo de Clarin.com y MDZol.com y ganó premios en televisión, gráfica, publicidad y cine. Actualmente, además de su trabajo en Casa Rosada, es columnista de LA NACION y director general de Bitbol y Vidas Reales, dos medios digitales pensados para que sus contenidos se viralicen en redes. El segundo, que cuenta historias de vida de personas con discapacidad en formato audiovisual, es seguido en Instagram por la cuenta oficial de Mauricio Macri.

Crítica a los medios tradicionales

Julián Gallo anticipó con éxito el efecto que tendrían las nuevas tecnologías en la forma de vincularnos, comunicarnos e informarnos. “El futuro estará signado por los nuevos medios y la cultura digital”, dijo durante una entrevista en 2005 y no se equivocó. En esa época, era profesor de “Nuevos Medios”, una materia sobre blogs que se dictaba en la Maestría en Periodismo de la Universidad de San Andrés y el Grupo Clarín. Allí realizó con sus alumnos el ejercicio de digitalizar la primera edición del diario Clarín y publicarla en internet el día en que se cumplían 60 años de su lanzamiento. Ya en ese momento, Gallo era muy crítico de los medios tradicionales: “Hoy los diarios se producen de manera electrónica, pero se mandan a imprimir a un lugar remoto para distribuir noticias viejas debajo de las puertas al día siguiente. No hay ninguna modificación en las rutinas de trabajo con respecto a la década del 90”.

“Estamos en un escenario tan dinámico que considerar que uno ya aprendió, me parece una posición conservadora”

Con el paso de los años, Gallo profundizó su crítica a los medios tradicionales. En declaraciones televisivas recientes, afirmó: “Creo que los medios siguen teniendo una idiosincrasia muy marcada por su origen industrial y textual. Durante el siglo XX tuvieron tres exclusividades que ya perdieron para siempre: producir contenidos, distribuir contenidos y construir audiencias. Esas capacidades hoy las tiene la fan page de Boca Juniors. La irrupción de las redes sociales ha generado un tsunami que ha derribado todas las estructuras conocidas y resulta temerario arriesgar hasta dónde llegarán sus efectos”.

Estrategia digital del Gobierno

La opinión del asesor presidencial está en sintonía con la distribución de la pauta publicitaria oficial del Gobierno, que en los últimos años incrementó notablemente las partidas para internet en desmedro de medios tradicionales como diarios, televisión por cable y cartelería en vía pública. También se refleja en la centralidad que ocupan las redes del presidente en la comunicación oficial, para la cual trabajan seis personas, una de ellas dedicada exclusivamente a filmar las historias que se publican en Instagram, la red social predilecta de Gallo para comunicar el día a día presidencial.

Julián Gallo: “El hito de 2017 fue que las diez noticias más importantes del año fueron registradas con teléfonos celulares y en formato vertical” Fuente: Facebook Julián Gallo

“Existen distintos tipos de contenidos -dice Gallo, en relación a las redes sociales de Mauricio Macri- En algunos, el presidente no tiene ningún contacto. Por ejemplo, cuando se narra lo que hace en los viajes. Pero hay otros que los produce directamente él. Por ejemplo, pidió que se publique la entrevista al padre de uno de los tripulantes del ARA San Juan. Macri sigue los números, sigue los comentarios y está informado de la actividad de su Facebook”.

Macri ¿Progresista?

Gallo definió a la actitud del presidente en relación a las redes sociales como “progresista”, por animarse a probar casi cualquier tecnología disponible. Por ejemplo, fue el primer político argentino en abrir una cuenta de Snapchat y la utilizó con mucha frecuencia hasta que Facebook incorporó las “historias” a las redes sociales de su propiedad.

Julián Gallo: “Comunicación política es un concepto que me suena tan raro como comunicación católica, en todo caso existe la comunicación aplicada a la política” Fuente: Facebook Julián Gallo

En todas sus declaraciones públicas, Gallo le otorga una influencia sustancial a los mensajes que circulan por redes sociales. Dice que gran parte de las imágenes mentales que tenemos están formadas por mensajes que surgieron ahí y explica por qué el Gobierno les otorga un rol central en su comunicación: “Estamos en las redes porque ahí están las personas con las que nos queremos comunicar y nos podemos comunicar de una forma mucho más íntima. Estamos en las redes por la misma razón que están todos: porque la vida sucede ahí”.

“Resulta temerario arriesgar hasta dónde llegarán los efectos de las redes sociales”

En redes, los políticos no son distintos a las marcas o a los medios

Para explicar la intimidad que permite la comunicación por redes, Gallo afirmó que cuando uno intenta decir algo en público, está muy influenciado por la mirada de los otros, pero, en internet, la gente se anima a decir cosas que no estaría disputar a decir personalmente. Publicar en redes permite una premeditación, un control y un dominio sobre lo que uno está diciendo, que presencialmente no tiene: “En la campaña de 2015, las redes sirvieron para romper la espiral de silencio. Yo, personalmente, estuve mucho más dispuesto a decir que votaba a Macri en redes que personalmente”.

Quienes producen contenidos para redes sociales compiten cotidianamente por la atención humana. Esa disputa ya no es contra otro canal u otro diario, sino contra todo el universo que uno pueda imaginar. “Hoy ustedes van a abrir 200 veces el teléfono -dijo Gallo ante el auditorio de la Universidad de San Andrés- pregúntense cuántas veces lo van a abrir para leer un diario digital: muy pocas. El diario está disputando su atención con la foto de su prima, los mensajes de sus amigos y con el video de un gatito que se reproduce automáticamente en Facebook. Todo aquel que quiera comunicar tiene que ser un atleta de la búsqueda de la atención de los demás. En ese sentido, los políticos no son distintos a las marcas o a los medios”.

Comentarios